25 de septiembre de 2012

CALDO DE JAMÓN

Reconfortante a la par que socorrido recurso


A la hora de elaborar muchos platos, tiramos de caldos o "fondos" como los llaman los diplomados en artes culinarias.

Caldos de pescado y caldos de mariscos, caldos de verdura, caldos de carne y como no, caldo de jamón como el que ahora os presento.

Se trata de una preparación muy simple, pero como son tantos los platos que lo pueden incluir y tengo en mente hacer infinidad de ellos para el blog, prefiero explicar una sola vez como elaborarlo y no tener que hacerlo cada vez que me ponga con uno de ellos. Hacerlo por separado me hace ahorrar tiempo y trabajo a la hora de editar el vídeo de las otras recetas y además, ¡que caray!, son muchos los que empiezan en la cocina y me agradecen estas explicaciones por separado.


Nos vale para una sopa de ajo por ejemplo. Se puede hacer con agua, pero si la hacemos con caldo de jamón la cosa cambia.

Una menestra o cualquier verdurita, si tras saltearla con unos ajos laminados, le ponemos una cucharadita de harina que doramos un poco y le añadimos un cazo de este caldo para dejarla haciendo chup-chup un par de minutos, no es ya una simple verdura, es una verdura... ¡con dos cojones!.

Arroces y pastas, infinidad de salsas y cremas. Ya os iré contando, que me pongo a pensar en platos, babeo y mojo el teclado.

Para empezar, parte de este mismo caldo con toda su verdura picada y el jamón que pude aprovechar del hueso, me sirvió para elaborar una rica sopa que liquidamos sobre la marcha. Os lo muestro en el vídeo.


La receta en PDF aquí:
Caldo de jamón.pdf

1 comentario:

tabaiba chus dijo...

mmmmhhh...! qué rico para cuando empieza el fresquito...!