3 de febrero de 2016

CARABINEROS AL TÉ VERDE CON JENGIBRE Y VAINILLA

Chicoteando








Ingredientes:
  • Carabineros (4)
  • Aceite aromatizado con vainilla: aceite de oliva (100 ml) y vaina de vainilla (1)
  • Sal con aromat de té y jengibre: sal en escamas (1 cucharada), jengibre (1 cucharadita) y té verde (1 cucharadita)
  • Salsa tentsuyu: agua (200 ml), mirim (100 ml), salsa de soja (50 ml) y dashinomoto (1 cucharada sopera)
Preparación:
  • Abre por la mitad con un cuchillo los carabineros. Si están aún un poquito congelados se cortan muy fácilmente.
  • Colócalos en una fuente apta para el horno con la parte abierta hacia arriba.
  • Prepara el aceite con aroma de vainilla calentando el aceite e introduciendo en él la vaina de vainilla y dejando infusionar.
  • Prepara la salsa tentsuyu mezclando en un cazo el agua con el mirim, la soja y disolviendo el dashinomoto. Calienta un poco y reserva.
  • Prepara la sal con aroma de té y jengibre mezclando estos ingredientes con la mano en un pequeño bol.
  • Sazona los carabineros con la sal aromatizada, vierte sobre ellos la salsa tentsuy y unas cucharadas del aceite aromatizado.
  • Hornea 2 minutos con el horno a máxima potencia.
  • Presenta los carabineros en un plato o fuente.
  • Cuela el caldo de la fuente del horno y meézclalo con un chupito de vodka. Sirve este caldo en un vasito junto al carabinero.
Os pongo unas fotos explicativas y después os muestro el vídeo:

Los carabineros en esta ocasión son congelados.

Esta mezcla se llama tentsuyu y no es más que una mezcla de agua, vinagre de arroz japonés, salsa de soja y dashinomoto un concentrado de atún deshidratado.

Mezclo sal, té verde y jengibre rallado. Chicote utilizó sal en escamas pero yo no tenía en casa así que puse sal fina.

Infusioné unas vainas de vainilla que tenía reservadas para conseguir este aceite de oliva aromatizado que he conservado en un bote.

Corto los carabineros cuando aún están un poco congelados. Así resulta muy sencillo abrirlos por la mitad.

Vierto sobre los carabineros abiertos y en una fuente de horno la mezcla de sal, el caldo y el aceite aromatizado.

Un par de minutos en el horno a máxima potencia y esto está listo.

Como veréis la pinta de estos carabineros es magnífica.

El caldo restante lo cuelo y lo mezclo con un chorrito de vodka. Lo sirvo en un bonito vaso junto al marisco.

Aquí os dejo con el vídeo de la preparación: