19 de octubre de 2012

CROQUETAS DE POLLO (adaptando la receta sirve para CELÍACOS e INTOLERANTES A LA LACTOSA)




Ingredientes:
  • Cebolla (2)
  • Pollo cocido o asado deshuesado (250gr)
  • Aceite de oliva (25gr)

  • Mantequilla (25gr)
  • 
Harina de trigo (1,5 cs)

  • Leche (2 cazos)

  • Nata (al gusto)

  • Sal (al gusto)

  • Pimienta negra (al gusto)

  • Nuez moscada (al gusto)

  • Huevo (2)

  • Pan rallado (150gr)

  • Bicarbonato sódico (opcional, una pizca) 
Preparación:
  • Pela y corta la cebolla en trocitos pequeños y ponla a freír con el aceite y la mantequilla a fuego 7/10.
  • En un cacillo pon a calentar la leche con la nata mezcladas. Que no llegue a hervir.
  • Salpimienta la cebolla y si gustas ralla un poco de nuez moscada. Para acelerar el proceso de pochado de la cebolla (si quieres) pon una pizca de bicarbonato.
  • Deja que evapore el agua.
  • Añade la harina y cocínala un poco.
  • Añade un cazo de leche con nata y sin parar de mover deja que espese.
  • Añade otro cazo y sigue moviendo hasta que espese de nuevo.
  • Pica el pollo en trozos pequeños y añádelo a la sartén con la cebolla.
  • Mezcla bien y pon la masa en una fiambrera.
  • Deja que enfríe y refrigera hasta el día siguiente.
  • Al día siguiente estará bastante sólida la masa para trabajar con ella.
  • Dale la forma que gustes a las croquetas y pásalas por huevo batido y pan rallado.
  • Fríelas 1 minuto a fuego fuerte y retíralas a un papel de cocina.
  • Listas para comer.
NOTA: Los CELÍACOS e INTOLERANTES A LA LACTOSA PUEDEN SUSTITUIR:
  1. la harina por harina para celíacos.
  2. la leche por leche sin lactosa (intolerantes a la lactosa).
  3. el pan rallado normal por pan rallado sin gluten.
  4. la mantequilla por aceite de oliva.
Con los restos de carne que saques de una carcasa de pollo puedes hacer estas croquetas.







5 de octubre de 2012

FABADA TRADICIONAL

Potaje de alubias en bable

Cuando subí la receta de la escalibada comenté que si el nombre de un plato mola, termina por imponerse. La fabada es otro ejemplo de "adopción" de nombre de un plato. Lo que toda la vida ha sido "potaje de alubias" en la mayoría de la geografía española (en Málaga siempre se le ha llamado potaje de habichuelas) ahora se le llama casi siempre "fabada", que proviene como todos sabéis del termino asturiano "faba".

4 de octubre de 2012

MASA MADRE NATURAL

La madre de todas las masas

Como sabéis los que seguís el blog soy aficionado al pan, aficionado a comerlo y desde no hace mucho a hacerlo. Prueba de ello son algunas de las recetas de pan que habéis podido seguir en el blog:
Mi intención es continuar haciéndolos y mostrando los resultados.

¡Ah!, antes de nada quiero remitir a todo el que tenga interés por la panadería a las páginas de Ibán Yarza: su blog "te quedas a cenar" o "el foro del pan". Gran divulgador y experto panadero, Ibán tiene gran parte de la culpa de que desde hace poco me interesara por este mundo.

Y hacer la masa madre es una de las cosas que un aficionado a la panadería tiene que hacer al menos una vez en la vida. Es como lo de plantar un árbol, escribir un libro... pero para el panadero aficionado.

Muchos no sabréis qué es esto de la masa madre. Voy a intentar explicarlo de forma sencilla y si alguien tiene alguna duda, que lo pregunte que le contestaré con mucho gusto.

Antes de que se inventara la levadura de panadería (prensada o en polvo), los panaderos, necesitaban de algún fermento que hiciera subir las masas de harina y agua con las que elaboraban el pan. Esto lo conseguían con los microorganismos (levaduras) presentes en la corteza de los cereales (salvado). Mezclando harinas integrales (portadoras de levaduras en su corteza) con agua conseguían una masa fermentada por la acción natural de las levaduras. Esta es la masa madre.

Cada panadería tenía su propia masa madre que conservaba a temperatura ambiente alimentándola diariamente con aportaciones de harina y agua. La masa madre pasaba de generación en generación de panaderos y era de obligado cumplimiento en el gremio que si un panadero enfermaba, los demás debían cuidar de su masa madre.

Hoy podemos conservar nuestra masa madre en la nevera dentro de un tarro de cristal cerrado. Ya os explicaré como voy conservando la mía. Hoy no quiero complicar más la cosa.

Las ventajas del pan hecho con masa madre sobre el pan hecho con levadura:
  • El de masa madre no solo tiene levaduras que hacen subir la masa, sino que enriquece al pan con bacterias, enzimas y otros principios activos beneficiosos para el organismo.
  • Mejora las características físicas de la masa y la corteza.
  • Se conserva mejor.
  • Tiene mejor aroma y mejor sabor.
Así que voy a empezar a hacer panes con esta masa madre. Ya os contaré.


POCHAR (O ESCALFAR) UN HUEVO

Si tu me dices ven...

Después de mostrar como preparé los garbanzos con espinacas y huevo, recibí varias peticiones de mostrar como se pocha un huevo.

2 de octubre de 2012

GARBANZOS CON ESPINACAS Y HUEVO




Ingredientes:
  • Garbanzos (500 gr)
  • Espinacas (500 gr)
  • Huevos (4)
  • Patata (1)
  • Zanahoria (1)
  • Puerro (1)
  • Pan cateto en rodajas (al gusto)
  • Pimentón picante (1 cucharada)
  • Ajos (6)
  • Vinagre (un chupito)
  • Sal
  • Comino
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva
Preparación:
  • El día anterior pon los garbanzos a remojo. Ponlos a cocer en una olla con el mismo agua de cocción con el fuego fuerte (9/10) junto con la cebolla, la zanahoria, el puerro, el ajo (todo pelado y limpio), los granos de pimienta. Si se crea espuma retírala. Tapa y baja el fuego (4/10) para que cueza suavemente. Cuando los garbanzos estén blanditos estarán hechos. Tardarán alrededor de hora y media. Separa la verdura, los garbanzos y por otro lado, el caldo.
  • Fríe un par de ajos pelados y las rebanadas de pan. Utiliza el aceite que te guste, de girasol o de oliva. Reserva.
  • En un mortero machaca los ajos fritos, una rodaja de pan frito, sal, pimienta y unos cuantos cominos. Añade un poco de caldo de cocción de los garbanzos. Reserva.
  • Pela y lamina el resto de ajos y fríelos en un poco de aceite de oliva. Añade el pimentón y antes de que se queme añade el vinagre y caldo de cocción al gusto. Incorpora las espinacas bien limpias y sin tallos. Tapa.
  • Añade los garbanzos y caldo a tu gusto.
  • Escalfa los huevos y sirve.