3 de mayo de 2016

PINCHO DE HUEVAS DE MERLUZA CON PATATA Y MEHONESA DE AJO



Ingredientes:
  • Huevas de merluza congeladas (2)
  • Ajo (1)
  • Yema de huevo (1)
  • Aceite de oliva (200 ml)
  • Patatas (1)
  • Cebollino fresco
  • Aceite de girasol para freír las patatas
  • Pinchos de madera
  • Sal
Preparación:
  • Prepara una olla con abundante agua sazonada y cuece en ella las huevas durante 30 minutos a fuego medio, de forma que el agua hierva pero no a borbotones. Así no se romperán las huevas. Cuando pase este tiempo apaga el fuego y deja que las huevas se templen dentro de la olla. Una vez templadas se pelan fácilmente y se reservan.
  • Mientras cuecen las huevas se prepara la mahonesa de ajo: pela y pica un ajo y machácalo junto a un poco de sal. Añade la yema de huevo y bate con las varillas. Ve añadiendo el aceite de oliva muy poco a poco (4-5 gotas) mientras bates y la mahonesa se irá formando. En unos 20 minutos tendrás una buena cantidad de mahonesa.
  • Pela, corta y fríe en abundante aceite (de girasol) las patatas en rodajas de unos 2 mm de grosor. Saca las patatas sobre un papel de cocina para quitarles un poco de grasa de la fritura. Sazónalas.
  • Prepara el pincho poniendo una rodaja de patata, un poco de mahonesa de ajo, un trozo de hueva de merluza cocida. Pincha con un palillo y decora con cebollino fresco picado.
Utilizo huevas de merluza congeladas que suelen estar enteras. Las que compro frescas las suelo encontrar rotas y tras cocerlas quedan destrozadas.

La cocción debe ser a fuego suave y durante media hora.

Mientras se cuecen las huevas preparo una salsa mahonesa con ajo a mano.

Con un poco de paciencia puedes hacer la mahonesa a mano pero si no quieres, puedes hacerla de forma tradicional o incluso usar una de bote.

En 15-20 minutos tendrás una buena cantidad de mahonesa hecha a mano.

Después de media hora cociendo apago el fuego y dejo que se enfríen un poco en la misma olla.

En esta ocasión corto la patata con mandolina pero a cuchillo pueden quedar igual de bien.

Tras freírlas en abundante aceite de girasol las paso a un papel de cocina y las sazono.

Cociendo las huevas desde que están congeladas y haciéndolo a fuego lento apenas sufren roturas.

En templado se pelan relativamente bien. Aunque se pueden comer perfectamente con esta "telilla" que las envuelve, siempre quedan mejor bien peladas.

Patata frita, mahonesa de ajo, hueva de merluza cocida y cebollino fresco picado.