21 de junio de 2018

SARDINAS ASADAS, APROVECHAMIENTO


Ingredientes:
  • Sardinas asadas VER CÓMO ASARLAS
  • Tomate
  • Cebolleta
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de Jerez
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Comino en polvo (opcional)
Preparación:
  • Retira la piel a las sardinas asadas con anterioridad.
  • Coloca las sardinas en una fuente o en una fiambrera donde vayas a conservarlas.
  • Asa el tomate a fuego vivo hasta que esté totalmente chamuscado.
  • Retira la piel quemada al tomate. No importa si quedan restos quemados. Pícalo en trocitos muy pequeños y ponlos en un bol.
  • Pela y pica también en trozos pequeños la cebolleta y añádela al bol.
  • Salpimienta tomate y cebolleta. Aliña a tu gusto con aceite de oliva y vinagre de Jerez (puede ser otro). Si quieres puedes darle un punto con una pizca de comino en polvo. Añade perejil fresco picado a tu gusto. Mezcla bien.
  • Vierte todo el contenido del bol sobre las sardinas.
NOTA:
  • Puedes tomarlas enseguida pero yo las he comido hasta una semana después y cada día que pasa están más ricas.
Las sardinas asadas que sobraron ayer las tengo en un plato envuelto en papel film.

Tomate, cebolleta y perejil fresco son los ingredientes vegetales de esta preparación.

Las sardinas tienen su piel (lo único que hay que retirar), vísceras, cabeza y espinas.

La piel debe sarlir con relativa facilidad si están bien asadas.

Quema la piel del tomate sin piedad. Debe quedar totalmente carbonizado.

Al estar quemada la piel sale con solo rozarla. Retírala en su mayor parte pero no te preocupe que queden trozos chamuscados.

Pica el tomate en trocitos pequeños.

Pon el tomate picado en un bol con sus jugos y todo.

Añade la cebolleta picada.

Aliña con sal, pimienta negra molida, aceite de oliva y vinagre a tu gusto.

Por último añade el perejil fresco picado.

No pongo cantidades pero debes poner suficiente para cubrir las sardinas.

Las sardinas presentadas en una fuente.

Una sardina "aliñada" lista para comer.

A la hora de comerla retira la cabeza, las espinas y las vísceras; lo demás "to pa dentro". 

Estas sardinas estarán más ricas cada día que pase. Consérvalas en una fiambrera cerrada en el frigorífico hasta una semana.